Etiquetado: vampiros

Being Human (versión americana)

Being Human cuenta la historia de un vampiro, un hombre lobo y un fantasma que conviven en la misma casa dispuestos a ayudarse entre sí con las dificultades de llevar una “vida normal”. El argumento puede sonar algo estúpido pero es una serie a la que merece la pena acercarse y en la que, a pesar de todo, resulta fácil identificarse con esos personajes atormentados por sus respectivas maldiciones y que sólo buscan una vida normal y feliz.

El camino hasta llegar a esta serie ha sido curioso. Alguien me la recomendó hace tiempo y meses después vi el piloto de la versión original, británica, que me gustó bastante. Sin embargo, oh sorpresa, en el segundo episodio cambiaron a dos de los actores protagonistas y ya no era lo mismo. Descubrí que había una versión americana de Being Human y decidí ver cómo era.

La versión americana se aleja del tono de comedia de la inglesa, algo que agradezco. (¿Un vampiro graciosillo? No, por favor). Desconozco la evolución de la inglesa, pero la americana está manteniendo un buen nivel en toda su primera temporada.

Let me in vs Let the right one in

Hace poco se ha estrenado el remake americano de la película sueca Låt den rätte komma in, cuyo título internacional fue Let the right one in (Déjame entrar en España).

¿Era necesaria esta nueva adaptación de la novela de John Ajvide Lindqvist cuando ya contaba en 2008 con la fantástica película dirigida por Tomas Alfredson? Mi respuesta rotunda es NO. ¿Por qué entonces se ha hecho en EEUU esta nueva versión? Bueno, se me ocurren algunas razones. En primer lugar, el rechazo de los americanos a leer subtítulos en el cine. Quizá también la adaptación sueca era “demasiado lenta” para el gusto americano, por no hablar de ciertas escenas que resultarían atrevidas en EEUU y obviamente se han eliminado en Déjame Entrar americana.

Aquí la versión americana de 2010:

Y aquí la versión sueca de 2008:


Sigue leyendo

Por qué me gusta True Blood

Acaba de estrenarse en EEUU la tercera temporada de True Blood, tras una enorme campaña mediática que ha ido calentando motores entre los fans.

Sin duda, desde pequeña, he sentido cierta fascinación por el mundo vampírico, desde “El pequeño vampiro”, de Angela Sommer-Bondenburg, hasta el Dracula de Bram Stoker, pero en los últimos años se ha convertido en un fenómeno que lo inunda todo.

Por un lado tenemos los vampiros adolescentes que encandilan a las jovencitas en busca de ideales románticos (véase la saga Crepúsculo o The Vampire Diaries), y por otro tenemos a True Blood, que, sin dejar de lado la figura del héroe romántico con lado oscuro, mantiene la vertiente más canalla del mundo vampírico.
Sigue leyendo