Etiquetado: romance

Before Midnight (Antes del anochecer)

La tercera película de Jesse y Celine nos presenta a los personajes en una relación madura, lejos del romanticismo que nos enamoró en Antes del amanecer. Jesse y Celine se enfrentan a problemas reales de pareja en los que el amor se pone a prueba.

Apenas hay rastro del idealismo de la juventud que impregnaba las conversaciones de las anteriores películas, dando paso a una realidad más dura, aquella que pocas veces se muestra en el cine y que supone la difícil supervivencia del amor tras varios años de convivencia.

Antes del anochecer nos presenta momentos incómodos, diálogos agrios, punzantes, situaciones en las que nunca habríamos querido ver a esa idílica pareja que parecía el uno para el otro. Sin embargo, Jesse y Celine conservan su capacidad de diálogo y de expresar sus emociones, algo que deja siempre la puerta abierta a la posibilidad del reencuentro sentimental. La posibilidad está ahí, pero la película deja para el espectador la pregunta sobre si se puede mantener el amor para siempre.

Para terminar, no quiero dejar ningún tráiler, sino una bella canción que pertenece a la banda sonora de la película:

 

Jane Eyre 2011

Parece que está de moda retomar los clásicos de las hermanas Brontë y de Jane Austen, a pesar de que ya han sido llevados al cine en numerosas ocasiones. Quizá cierta parte de la sociedad continúa ávida de grandes historias románticas, historias que, por otro lado, no encajan en la sociedad actual.

Puede que un síntoma de esto sean las historias de vampiros que tanto proliferan hoy en día, en las que para crear un héroe romántico se tiene que recurrir a un ser sobrenatural.

La nueva Jane Eyre de Cary Fukunaga se centra en la soledad de los personajes, siendo el amor la vía de escape para esa soledad. En ella destaca el trabajo de su protagonista, Mia Wasikowska, mejor que en otras películas. Mi versión favorita de Jane Eyre sigue siendo la de 1996 dirigida por Franco Zeffirelli, por ser más fiel al texto original. Aquí las podéis comparar:

Medianoche en París

La última película de Woody Allen, Medianoche en París (Midnight in Paris), es una invitación a la ensoñación, a escaparnos del racional mundo de hoy hacia otra época, pues parece que cualquier tiempo pasado fue mejor.

En este caso el protagonista (Owen Wilson) viaja al París de los años 30 y se relaciona con las grandes figuras artísticas de la época, en cuya boca Allen pone algunos diálogos brillantes. En particular, me quedo con los de Hemingway y Dalí (Adrien Brody nos deja otra genial interpretación).

Let me in vs Let the right one in

Hace poco se ha estrenado el remake americano de la película sueca Låt den rätte komma in, cuyo título internacional fue Let the right one in (Déjame entrar en España).

¿Era necesaria esta nueva adaptación de la novela de John Ajvide Lindqvist cuando ya contaba en 2008 con la fantástica película dirigida por Tomas Alfredson? Mi respuesta rotunda es NO. ¿Por qué entonces se ha hecho en EEUU esta nueva versión? Bueno, se me ocurren algunas razones. En primer lugar, el rechazo de los americanos a leer subtítulos en el cine. Quizá también la adaptación sueca era “demasiado lenta” para el gusto americano, por no hablar de ciertas escenas que resultarían atrevidas en EEUU y obviamente se han eliminado en Déjame Entrar americana.

Aquí la versión americana de 2010:

Y aquí la versión sueca de 2008:


Sigue leyendo

Bright Star

Recientemente he podido disfrutar de esta hermosa película que estuvo hace poco en los cines. Hacía tiempo que no me encontraba con una película tan especial como esta.

Bright Star es una historia sobre el enamoramiento, sobre esa primera fase del amor tantas veces tratada por el cine y con tanta superficialidad y monotonía. En Bright Star se hace un retrato profundo y sensible de los sentimientos de dos amantes que descubren el amor con una intensidad anteriormente desconocida. En este caso el poeta John Keats y la señorita Fanny Brawne.

No estamos, por tanto, ante un guión donde priman los acontecimientos y tampoco ante la típica estructura narrativa de la mayoría de las películas románticas. En Bright Star, por el tema que trata, sólo cabe el ritmo pausado que la directora Jane Campion imprime a la película.

Así pues, los que os acerquéis a esta película, degustadla con calma, como se hace con un poema.