Etiquetado: dramedia

My Mad Fat Diary

En el subgénero adolescente pululan muchas series en las que los adolescentes hablan como si fueran treintañeros o bien se centran en “lo duro que es no ser popular”.

My Mad Fat Diary se concentra simplemente en los problemas de la adolescencia más allá de la popularidad, cuando temas como el aspecto físico o caer bien en la pandilla aparecen sobredimensionados, y los adolescentes hablan y actúan como adolescentes, es decir, cometiendo todo tipo de errores y siendo egocéntricos.

La historia está protagonizada por Rae, una chica de 16 años que acaba de salir de un hospital psiquiátrico donde ha pasado varios meses tras autolesionarse y tener problemas de bulimia. Al salir encuentra muchas dificultades debido a sus miedos y complejos.

Pese a este fondo dramático, la serie combina también momentos de comedia. Buena interpretación de la protagonista, Sharon Rooney.

Además, al estar ambientada en 1996, la época de la explosión musical del brit-pop cuenta con una gran banda sonora.

Anuncios

Orange is the new black

Uno de los estrenos más interesantes de 2013, Orange is the new black, serie del canal Netflix, cuenta la historia de Piper, una mujer condenada a 15 meses de prisión por tráfico de drogas.

Piper es una treintañera con estudios universitarios, prometida y con una vida muy alejada de aquella locura de juventud que la llevó a prisión: ayudar a su novia, que trabajaba para un cartel internacional, a transportar una maleta llena de dinero.

Dentro de la prisión encontrará toda una galería de personajes ricos en matices y llenos de claroscuros, como los de la propia Piper.

Orange is the new black cuenta con guiones interesantes que mezclan el drama con momentos de comedia, algo que se agradece bastante.

En la casa

Quiero despedir el año comentando una película que me pareció bastante interesante. Se trata de En la casa (Dans la maison) de François Ozon, que fue premiada este año con la Concha de Oro del festival de San Sebastián.

Es la historia de Fabrice, un profesor de literatura aburrido que queda atrapado por la narrativa de Claude, uno de sus alumnos. A modo de Sherezade con el sultán, Claude va escribiendo en capítulos lo que ocurre en la casa de uno de sus compañeros e intrigando cada vez más a su profesor.


Esta película celebra de manera singular el poder de la narración, cómo esta puede seducirnos, atraparnos, hacernos bajar la guardia y manipularnos. Por otro lado, es una excelente clase de guión en la que se demuestra que cogiendo unos personajes en principio anodinos y en un entorno absolutamente cotidiano podemos lograr una historia cargada de tensión.

Ernst Umhauer, el actor que interpreta a Claude, es sin duda una gran revelación. Esta película no sería lo mismo sin su inquietante interpretación.

Ruby Sparks

Ruby Sparks es la historia de un escritor que se enamora de una chica salida de su imaginación y que mágicamente se materializa.

A pesar del tono de comedia romántica que sugiere el tráiler, he de decir que el componente dramático tiene bastante peso en esta película, especialmente en su segunda mitad. El mensaje que pretende transmitir es que en las relaciones siempre surgen problemas por mucho que la pareja se quiera, algo que se aleja bastante de los cánones habituales de la comedia romántica.

Por lo demás, tenemos en clásico conflicto escritor-personaje que hemos visto en otras ocasiones en el cine o la literatura y cuyas referencias toma y renueva esta película.

Además del buen guión, que firma su protagonista femenina (Zoe Kazan), cabe destacar las buenas interpretaciones en las que se apoya, en especial la de Paul Dano. Comentar también que sus directores son los mismos que los de Pequeña Miss Sunshine.

En definitiva, una película bastante recomendable.