Categoría: Series

Jonathan Strange & Mr Norrell

La serie de BBC Jonathan Strange & Mr Norrell ha sido un agradable divertimento veraniego. Se trata de una historia fantástica ambientada en el siglo XIX en la que un mago, Mr Norrell, trata de devolver a la magia inglesa su respetabilidad y otro, Jonathan Strange, se convierte en su aprendiz, aunque pronto sus caminos se separan, al estar este último más interesado en indagar en los oscuros secretos de la magia antigua.

Como siempre, BBC ofrece una producción impecable con buenas interpretaciones. Quizá la resolución del enfrentamiento Strange-Norrell flojea un poco, pero en general el guión es muy entretenido y la galería de personajes, bastante interesante. El final apunta además a que podría haber una segunda temporada.

Halt and Catch Fire

En Halt and Catch Fire asistimos al proceso de creación de un ordenador en los años 80, época marcada por el auge de la informática. Es una historia que ya hemos visto otras veces, la del creador que lo arriesga todo para conseguir un invento nuevo, único y revolucionario y que siempre es interesante, pues son las ideas y la apuesta por materializarlas las que hacen avanzar al mundo. Podría haber estado ambientada en los 90 en el mundo de la telefonía móvil o en los 2000, en el de las redes sociales, como fue el caso de La Red Social con la creación de Facebook, o en cualquier época anterior.

El éxito de esta historia se debe en buena medida también al cuarteto protagonista: Joe, el visionario, una especie de alter ego de Steve Jobs, sin grandes conocimientos de informática, pero visionario, manipulador y enigmático; Gordon, el ingeniero, el constructor de la máquina, un personaje acomplejado y algo egocéntrico; Cameron, la genio que construye la BIOS del ordenador, arquetipo de la informática creativa y sin habilidades sociales; y Donna, la mujer de Gordon, que vive a la sombra de este pese a que le supere en talento.

Los personajes están bien construidos, llenos de claroscuros y matices, bien interpretados por los actores y la emoción de la historia va en crescendo.

AMC nos regala así otra estupenda serie.

 

 

The White Queen (La reina blanca)

La serie británica The White Queen nos traslada hasta la Guerra de las Dos Rosas, que tuvo lugar en Gran Bretaña durante la segunda mitad del siglo XV y que enfrentó a dos casas reales aspirantes al trono: la casa de York, cuyo símbolo era la rosa blanca, y la casa de Lancaster, simbolizada por una rosa roja.

Los acontecimientos históricos que tuvieron lugar durante esta guerra son bastante sorprendentes y bien merecían que se les dedicase toda una serie, pues las intrigas reales durante aquel periodo superan cualquier guión con sus inesperados giros.

Los puntos fuertes de esta serie son precisamente su gran recreación de la época y su fidelidad a los hechos reales, salvo las licencias propias del retrato de los personajes y de su vida íntima. La serie se basa además en una serie de libros escritos por Philippa Gregory, que narran la historia dando un fuerte peso a los personajes femeninos.

Para mí quizá el punto más débil sea que los actores carecen del carisma de los de otra serie con la que es inevitable la comparación: Los Tudor.

Cosmos: A Spacetime Odissey

Cosmos: A Spacetime Odissey es la continuación de la serie documental Cosmos: A Personal Voyage, que presentó en 1980 Carl Sagan. En esta nueva serie de 2014 el presentador es el astrofísico Neil deGrasse Tyson, un hombre carismático cuyo canal en Twitter recomiendo seguir: https://twitter.com/neiltyson

Cosmos es una serie con un nivel de producción excelente y con un alto nivel didáctico que nos introduce en las grandes cuestiones de la ciencia. Combina efectos especiales, animación e imágenes rodadas en numerosas localizaciones diferentes para explicarnos de una forma clara y amena el porqué de muchos fenómenos naturales y cómo los científicos de diferentes épocas los investigaron.

Sin duda es una serie que animará a muchos jóvenes a interesarse por la ciencia y, quizá, a convertirse en un futuro en científicos. Ojalá a todos nos hubieran enseñado ciencia de esta manera cuando estábamos en el colegio.

In the flesh

In the flesh es una serie británica de zombies con un punto de partida original. En esta ocasión se ha encontrado una cura que hace vuelvan a comportarse como humanos. Los zombies pasan a considerarse enfermos con síndrome de fallecimiento parcial. Sin embargo, el miedo que suscitaron durante años en su estado “rabioso” no ha desaparecido y genera una gran confianza entre las personas vivas.

 

 
In the flesh habla esencialmente de ese miedo que se siente hacia quienes son diferentes y sobre el odio que provocan en los demás, pero toca también otros temas. Lo hace desde la perspectiva de un chico joven que tras convertirse en zombie y ser tratado vuelve con su familia y que hace lo posible por ser “normal”.

Actualmente la serie va por su segunda temporada.

My Mad Fat Diary

En el subgénero adolescente pululan muchas series en las que los adolescentes hablan como si fueran treintañeros o bien se centran en “lo duro que es no ser popular”.

My Mad Fat Diary se concentra simplemente en los problemas de la adolescencia más allá de la popularidad, cuando temas como el aspecto físico o caer bien en la pandilla aparecen sobredimensionados, y los adolescentes hablan y actúan como adolescentes, es decir, cometiendo todo tipo de errores y siendo egocéntricos.

La historia está protagonizada por Rae, una chica de 16 años que acaba de salir de un hospital psiquiátrico donde ha pasado varios meses tras autolesionarse y tener problemas de bulimia. Al salir encuentra muchas dificultades debido a sus miedos y complejos.

Pese a este fondo dramático, la serie combina también momentos de comedia. Buena interpretación de la protagonista, Sharon Rooney.

Además, al estar ambientada en 1996, la época de la explosión musical del brit-pop cuenta con una gran banda sonora.

Orange is the new black

Uno de los estrenos más interesantes de 2013, Orange is the new black, serie del canal Netflix, cuenta la historia de Piper, una mujer condenada a 15 meses de prisión por tráfico de drogas.

Piper es una treintañera con estudios universitarios, prometida y con una vida muy alejada de aquella locura de juventud que la llevó a prisión: ayudar a su novia, que trabajaba para un cartel internacional, a transportar una maleta llena de dinero.

Dentro de la prisión encontrará toda una galería de personajes ricos en matices y llenos de claroscuros, como los de la propia Piper.

Orange is the new black cuenta con guiones interesantes que mezclan el drama con momentos de comedia, algo que se agradece bastante.